PRIMER MUNDO

000109815W

El fin de mes pasado acompañé a mi vecinita a Lima, más precisamente a la Av. Abancay (que fea está, antes estaba más ordenada), al ministerio público. Ella tenía que ir para rendir manifestación en un caso de atropello con posterior muerte. El fallecido era un chico de 19 años, trabajaba vendiendo helados en un carrito que él mismo se hizo. El acusado era un señor extranjero, creo que gringo, ex militar. El señor dijo que el chico heladero se cruzó en su camino, y en luz roja y no lo vio salir, y lo embistió con una camioneta(za). Murió instantáneamente. El carrito destrozado. Mi vecinita fue la única testigo del accidente, porque ella recién le había comprado un helado y lo vio TODO. Mi vecinita declaró que fue el señor quien lo embistió ya que él chico estaba en la esquina de la vereda y luego de venderle el helado a mi vecinita éste cruzó, en verde, hacia la otra esquina y fue allí donde lo embistieron.

El viernes pasado fuimos al Jr. Puno, a escuchar la sentencia. El señor fue declarado inocente. Dijeron que un testigo no era suficiente! Fuera del edificio, una hora después, entramos a un restautant para almorzar y  encontramos allí a una de las secretarias que estaba en la sala, miró como vigilando que no la vieran e hizo un gesto con los dedos de esos que significan “dinero”.

Regresando al atardecer, ya casi de noche, vimos a unos de esos nuevos helicópteros de la Policía pasar con una luz muy potente apuntando algún lugar de la ciudad (no llevé mi cámara fotográfica…no a la Av. Abancay pues). Fue muy impresionante. Ambas mirábamos alejarse ese pájaro moderno y atemorizante y una señora, que también observaba, se acercó a nosotras y nos dijo: “Esos helicópteros son de última generación niñas….ya casi estamos a la altura del primer mundo”. A mi vecinita se le torció el rostro y atinó a decirle (yo sé que le gritó por que la vi gritar): “Señora, cuando UD. pueda decir que cree y tiene absoluta convicción de que está protegida por nuestra constitución, que confía ciegamente en nuestro Poder Judicial y que nuestros jueces son insobornables, allí podrá decir que estamos a la altura del primer mundo, mientras tanto sólo le queda mirar”…y se puso a llorar en mi hombro. Ella conocía al chico heladero desde niño, fue al colegio con él. Pobre señora, ella no merecía ser gritada. Creo que ni entendió.

45 millones de puntos suspensivos……

Anuncios

SORDA. NO MUDA.

fuera de servicio

 

Hola:

Me llamo Diamanda Guerra. Soy sorda. No muda. Soy peruana.

Hace un año me regalaron una “laptop” y hasta ahora ha sido el mejor regalo de mi vida. Ahora puedo expresarme. Puedo “hablar” con más personas. He descubierto todo un mundo. Internet es el mundo.

Soy sorda desde el vientre. Mi madre estaba tomada de la mano de mi padre en la esquina de la Av. Larco con la Av. Benavides, en Miraflores, la noche del atentado terrorista en la calle Tarata. Yo tenía ocho meses dentro de su vientre. El impacto y la conmoción de la explosión indujeron un parto prematuro y nací esa misma noche en un hospital. Mi madre no resistió y se tuvo que ir. No está “contabilizada” dentro de las víctimas mortales de esa noche. Quizá la explosión me dejó sorda antes de nacer. Ya no importa.

Mi padre, según me contaba mi abuelita Micaela (ya la conocerán), estaba muy pero muy enamorado de mi madre. Se conocían desde niños. Yo solo lo recuerdo como un hombre muy triste, con cierta amargura y siempre llorando. Cuando cumplí ocho años “se fue a comprar cigarros”. Me quedé con mi abuelita y el cheque que siempre llega puntual cada mes.

Mi abuelita Micaela comenzaba a conocer mi mundo silencioso infantil (se estaba quedando sorda), así que estudiamos juntas el lenguaje de señas. Ella me enseñó todo lo que pudo enseñar. Se fue en silencio hace cuatro años.

Como comprenderán, leo mucho. El primer gran libro que leí fue un diccionario de español enorme que pesaba como tres kilos. Tardé cerca de ocho años en aprender a leer, escribir y contar. Leo perfectamente los labios (si articulas bien, te puedo subtitular). También aprendí un  poquito de inglés (escrito y señas).  También se tomar fotos, con cámara “profesional” (esas que se le cambian los lentes). Las fotos hablan.

Me duele un poco la historia de mi país. Estoy ligada a él de una forma no muy agradable.

Quiero ser periodista. No sé por qué. Quiero ayudar.

Me gusta el cine. Mudo por supuesto (no te rías).

Ahora solo deseo  escribir sobre todos esos años de silencio y hacerte disfrutar del silencio.

Bueno, ya no te aburro. Gracias por leer.

Soy sorda. No muda.

 

Diamanda

Olvidé: No como animales.

PD: Mil gracias a mi vecinita que me ayuda con la redacción.